Now Reading
La depilación del vello corporal, una imposición cultural para las mujeres

La depilación del vello corporal, una imposición cultural para las mujeres

A lo largo de los años, las mujeres han sido blanco de imposiciones culturales, sobre todo, respecto a los estándares de belleza; el ocultar o erradicar por completo el vello corporal, ha sido una de los constantes mandatos sociales para las mujeres, por lo menos durante este último siglo.

Sin duda, la idea de una mujer sin vello corporal, ha sido reforzada por la cultura pop, la publicidad y hasta la pornografía, sin embargo, gracias a que en los últimos años las mujeres han alzado la voz y se han pronunciado contra esta y otras imposiciones con las que no se encuentran de acuerdo, es que el tema ha sido mayormente comentado desde perspectivas más empáticas sobre la libertad de las mujeres de desenvolverse y lucir como se sientan cómodas.

En este contexto, un sector de mujeres ha retomado la idea de conservar el vello corporal, luego de ser motivo de “vergüenza social” e ir en contra de las ideas que consideran que un cuerpo depilado es algo que nos acerca al concepto de “feminidad” y el “cuerpo ideal”, para tomarlo como un signo de fortaleza personal. Este movimiento llamado hirsuteness, ha ido de la mano del body positive, un levantamiento que el sector de la belleza y miembros de la comunidad LGBTQ+, además del genero no binario, han ido impulsando, llevando el vello corporal sin pudor.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

A post shared by Januhairy (@januhairy)

Es verdad que este estándar de belleza ha ido más allá de solo algo estético, muchas de las mujeres sienten que tienen que afeitarse como un hábito de higiene, sin embargo, la comunidad científica se ha pronunciado respecto al tema, señalando que el depilarse o no, puede ser una opción, más no un deber. Es entendible que muchas mujeres aún se sientan incómodas al no depilarse, ya que a lo largo de la historia, la eliminación de vello es una constante.

Durante el antiguo Egipto, Grecia y el Imperio Romano, el hecho de erradicar el vello era algo mandatorio para hombres y mujeres; las antiguas civilizaciones asociaron la limpieza y suavidad de la piel con la clase de las personas y su superioridad. Posteriormente, en un libro de 1871 de Charles Darwin, El Descenso de un hombre, el científico siembra las bases de la noción moderna, indicando que el vello corporal no es femenino, según apunta Plucked: A History of Hair Removal de Rebecca Herzig.

Esto tiene que ver con la Teoría de la Selección Natural de Darwin, la cual asociaba el vello con la ascendencia primitiva, en general, como un retorno a formas anteriores y menos desarrolladas. De esta manera, el naturalista inglés sugirió que entre menos vello corporal tuviera la persona, era un ser más evolucionado y sexualmente atractivo. Por esta razón, médicos y científicos del siglo XIX, comenzaron a relacionar la salud con erradicar el vello corporal, haciendo que todas las mujeres de la alta sociedad pensaran que un cuerpo sin vello las consideraría como dignas y femeninas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

A post shared by Feminist (@feminist)

Posteriormente, en el siglo XX, la moda orilló a que se popularizara mucho más la depilación corporal, principalmente en Estados Unidos, gracias a los vestidos sin mangas y los dobladillos más cortos; en 1915, la revista Harper´s Bazaar fue la primera revista para mujeres en ejecutar una campaña dedicada a la eliminación de vello en las axilas. Además, en la década de 1950, cuando Playboy salió a la luz, las mujeres bien afeitadas que promocionan la lencería, establecieron un nuevo estándar de sensualidad, en donde el vello corporal era el mínimo.

Las siguientes décadas, la popularidad de la depilación, la pornografía y claro, la cultura pop, cada vez con menos censura, trajeron a Nueva York a siete hermanas de Brasil, conocidas como las Hermanas J, quienes abrieron un salón que ofrecía un servicio llamado “brasileño”, el cual consistía en una depilación completa de cera en la región genital.

Como puedes leer, el tema de la depilación del vello corporal ha sido una imposición que se ha ido forjando a lo largo de los siglos, por lo que salir de ello, puede ser algo muy difícil para las mujeres en este momento.

En el 2008, Breanne Fahs, una profesora de estudios de género, asignó a sus alumnos la tarea de mantener su vello corporal y que escribieran un artículo reflexionado sobre la experiencia, del cual obtuvo como resultado, sentimientos de rebelión y conciencia más profunda respecto a las restricciones que rodean los cuerpos de las mujeres. Por esta razón, muchas marcas, artistas y hasta publicaciones como la misma Harper´s Bazaar en su edición de septiembre del 2019, la actriz Emily Ratajkowski posó con las axilas sin afeitar, dando un giro completo a la imagen preconcebida de la revista.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

A post shared by LOLAHOL (@lourdesleon)

Ahora, vemos en la industria más ejemplos de mujeres, así como marcas que defienden el vello y fomentan conversaciones positivas sobre el tema, dejando atrás el concepto tan arraigado a través de los años. Por todo esto, si quieres seguir dicha convicción, no dudes en dejar crecer a tu vello, la depilación es opcional, no es un deber ni tiene injerencia en tu salud.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

A post shared by Dove Global Channel 🌎 (@dove)

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2022 BADHOMBRE Creative Studio S.A. de C.V.  Una página de tus amigos de BADHOMBRE Magazine.