Now Reading
Tengo depresión ¿cómo puede afectar mi vida sexual?

Tengo depresión ¿cómo puede afectar mi vida sexual?

Las enfermedades mentales son parte de nuestra vida diaria y así como afectan a nuestra manera de relacionarnos, comportarnos y expresarnos, también pueden llegar afectar directamente nuestra vida sexual.

La depresión (clínicamente diagnosticada), es de las enfermedades mentales más comunes dentro de la población, por ello, también es de las principales en afectar nuestras prácticas sexuales. Sabemos de manera general que los síntomas comunes que presentan los pacientes con depresión son tristeza profunda, pesimismo, la incapacidad de disfrutar actividades placenteras, desanimo e insomnio. Pero, así como cada paciente desarrolla y vive su enfermedad de manera diferente, las consecuencias en su vida sexual también pueden variar.

Según expertos, la desaparición de cualquier deseo sexual y la incapacidad de disfrutar las fantasías sexuales es algo muy recurrente en pacientes con depresión. Aun así, solo un tercio de los pacientes llegan a sufrir trastornos sexuales graves. Por ejemplo, la disfunción eréctil, que solo entre el 18% y el 35% de los hombres con depresión llegan a presentar. 

Ahora bien, estos problemas sexuales no solo son consecuencia de la depresión, sino que también pueden ser causados por los efectos secundarios de los psicofármacos que se utilizan en su tratamiento. Estos medicamentos son los ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina), los antidepresivos comúnmente recetados que menos efectos secundarios tienen. Sin embargo, son estos los que pueden provocar la disfunción eréctil en el 30% de pacientes que lo consumen. 

También encontramos clomipramina, un antidepresivo tricíclico que ayuda a aumentar los niveles de serotonina en el cerebro, para mantener el equilibrio mental, pero que llega a provocar trastornos sexuales en el 50% de sus consumidores. Por último, tenemos la venlafaxina, un antidepresivo de la clase inhibidor que aumenta las cantidades de serotonina y norepinefrina del cerebro, y puede llegar a afectar al 36% de los pacientes. Y estos solo son algunos de los muchos medicamentos que pueden recetarles y afectarles en su vida sexual.

See Also

En pacientes con depresión, la prioridad siempre será su tratamiento, por ello muchos médicos dejan de lado los trastornos sexuales que puedan desarrollar. Sin embargo, varios estudios terapéuticos han demostrado mejoras en pacientes que toman un doble tratamiento, que interviene de manera simultanea la depresión y el trastorno sexual. Diversos estudios confirman una mejor calidad de vida en pacientes que usan este método, ya que el goce de su sexualidad no los orilla a dejar los medicamentos. 

La relación entre la disfunción sexual y las enfermedades mentales es comun, pero siempre debe ser prioridad proporcionarles una vida plena a los pacientes. Si tu pareja o tú sufren estos problemas, acérquense a un experto que les ayude a encontrar el tratamiento adecuado para seguir disfrutando al máximo su vida sexual. 

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2022 BADHOMBRE Creative Studio S.A. de C.V.  Una página de tus amigos de BADHOMBRE Magazine.